The Spirit, reseña de la película

The Spirit es una película del año 2008 dirigida por el famoso escritor de cómics Frank Miller. Es una adaptación de la novela gráfica homónima creado por Will Eisner. Cuenta con grandes actores de reparto como; Samuel L. Jackson, Gabriel Macht, Scarlett Johansson y Eva Mendes.

Sinopsis

The Spirit nos narra la historia de Denny Colt, un policía que tras ser asesinado vuelve misteriosamente a la vida como un vigilante enmascarado que protege las calles y los ciudadanos de Central City del crimen. El villano de turno se llama Octopus, interpretado por Samuel L. Jackson, un criminal psicótico que asesina a todo aquel que vea su cara y que está decidido a destruir toda la ciudad con tal de descubrir el secreto de la inmortalidad. Scarlett Johansson da vida a Silken Floss, la secuaz de Octopus.

Mientras The Spirit persigue a Octopus por toda la ciudad, se va topando con hermosas mujeres que quieren seducirlo o incluso matarlo. Su incansable amada, la cirujana Ellen Dolan (Sarah Poulson) lo sigue a cada paso. Eva Mendes interpreta a Sand Saref, primer amor de Denny Colt, la mujer que hace temblar las piernas a The Spirit, es también una ladrona de joyas internacional.

Al mismo tiempo que The Spirit busca intensamente su amor de la juventud, Octopus también esta a su caza para poder intercambiar tesoros. Una vez los tenga, podrá poner en marcha su plan de destrucción de Central City.

Del cómic al cine

The Spirit de Will Eisner es considerada una obra de arte del mundo de los cómics; en sus páginas nos va llevando por la vida de un héroe que nace, muere y renace. Con una capacidad increíble para pasar sin problemas de lo trágico a lo cómico y romper con la estructura típica de historieta al quitar del centro al héroe, por momentos, y convertirlo en un personaje secundario, además de explotar al máximo los recursos gráficos y expresivos del medio.

Por eso adaptar el cómic al cine resultaba una tarea casi imposible. Tanto los críticos como conocedores del mismo, miraban con escepticismo la realización de la película. Y resultó que estaban en lo cierto: la obra resultante es un insulto al cómic. 

Crítica

La historia no atrapa en ningún momento al espectador. Los diálogos son largos, reiterativos, carecen de profundidad y por momentos no tienen sentido. Hay un exceso de cámara lenta y soliloquios que generan aburrimiento mientras te quedas esperando la escena de acción que, parece, jamás llegará.

En cuanto a los personajes encarnados por los actores carecen de carisma y no resultan creíbles en ninguno de los casos. Esto probablemente se deba a un pésimo guión que carece absolutamente de argumento y la concatenación de escenas no tiene coherencia alguna. 

Las escenas supuestamente cómicas no lo son tal y aquí los actores tampoco ayudan mucho en transmitir gracia alguna pues todo es sobreactuado. La “oscuridad” que se le quiere imprimir al film tampoco funciona pues es difícil considerarla oscura cuando no hay sangre. Central City es una ciudad carente de vida en todo sentido; parece una maqueta, es fría y aburrida, carente de alma o de disturbios que justifiquen la presencia de un vigilante.

Una película de encargo

Frank Miller, discípulo y admirador de Will Eisner, aceptó dirigir la película porque según afirmó, “ningún otro conocía The Spirit original como él”. Sin embargo su reinterpretación termina resultando un bodrio difícil de superar dejando en claro que la dirección de películas no es su fuerte. El ingenio y la estética que le ha impreso a algunos de sus cómics, aquí pasan totalmente desapercibidos. 

Miller carece de las herramientas para trasladar las imágenes y la narrativa del papel a la pantalla grande y por eso la crítica con este film ha sido unánime y The Spirit, la película, es considerado una parodia exagerada del cómic original llevada al extremo.

Banda sonora

La banda sonora de David Newman es simplemente correcta, aunque en ningún momento inspira ni le transmite emoción al film. En algunos momentos, recuerda a Batman y en otros cae en el auto plagio de otras películas que musicalizó él mismo.

En conclusión esta película lo único que hace es manchar el legado de Eisner. Su fracaso no solo aleja a la gente de la obra original sino también falla en darla a conocer a un público diferente.