Vino y moda, dos mundos llenos de glamour

Cada día se hace más obvia la estrecha relación que existe entre el vino y la moda, ambos son espacios del mercado relevantes para la vida diaria de un individuo, hasta ahora las nuevas técnicas de marketing, la globalización, el avance de la tecnología y el salto de algunos profesionales ha favorecido significativamente a estos dos gigantes del mercado actual. Sin embargo, la combinación de la moda y el vino ya tiene mucha historia en el pasado, pues desde hace muchos años la mayorías de los famosos diseñadores de moda, han terminado su carrera en la pasarela para construir una grandiosa vinoteca con los mejores ejemplares de su cosecha personal.

Es así como muchos se dedican al vino como dueños de un viñedo, bodegueros profesionales, o tal vez diseñando las etiquetas para marcas reconocidas a nivel mundial, un ejemplo de este drástico cambio son: Diesel Farm, Salvatore Ferragamo quien anteriormente se dedicaba al calzado, Roberto Verino y Roberto Cavalli quienes se centraban en la moda y los perfume. Un caso destacado, sería el gran diseñador Chateau Bordelés Mouton Rothschild, quien contrata cada año a diversos artistas contemporáneos para el proceso de creación de sus glamourosas etiquetas, esto lo acostumbra desde el año 1946 y hasta entonces ha sido la clave para su éxito en el mercado de vinos.

Otros personajes de la moda que ahora se dedican a la venta de vinos, es Bruno Borie quien es propietario de Chateau Ducru, Borie contrató a la diseñadora Jade Jagger para que diseñara la etiqueta de su más vendido vino llamado Croix de Beaucaillou, por su puesto esto significa que el famoso Rolling Stone, Mick Jagger, es uno de los primeros clientes de la marca. En España la bodega que se encuentra influenciada por el trabajo de grandes artistas de la moda, es ENATE, quienes han contratado a grandes pintores célebres de esta nación para crear grandiosos diseños, tales como: Eduardo Chillida, Antoni Tapies y Antonio Saura,

El vino y la moda guardan una relación bastante estrecha desde los inicios del mercado, por ejemplo: Coco Chanel en sus primeros pasos dentro  del diseño de moda, creó un bolso pequeño con colgante de cadena, de esta forma las damas tendrían la oportunidad de tener sus manos libres ¡para beber vino en las fiestas!, en el lanzamiento del producto Coco declaró que ella solo bebía vinos en dos oportunidades: cuando estaba enamorada y cuando no, sin embargo, años después logró crear un mayor vínculo con el vino tras él icónico logo que creó para el Château de Cremat, un maravilloso castillo encontrado en Niza- Costa Azul francesa.

Por otra parte en el año 2009 la marca de vino y champagne Dom Perignon, contactaron al diseñador alemán Karl Lagerfeld, con el fin de creara un nuevo concepto de botella a este producto lo calificaron como “La botella de los deseos”, según Lagerfeld. Su fuente de inspiración para este trabajo es el busto de la modelo alemana Claudia Schiffer, quien ha servido de musa a lo largo de su vida artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *