Utilizar la ropa correcta si trabajas en un hospital es vital

Los hospitales y clínicas son centros de atención, en los que es de suma importancia llevar el uniforme correcto, no sólo para dar una buena imagen personal, sino que ésta forma parte de los elementos básicos de higiene y prevención de infecciones en dichos espacios. El objetivo del uso de uniformes, es prevenir cualquier riesgo de propagación infecciosa tanto para los profesionales como para el resto del personal que allí labora, sin dejar a un lado a los visitantes. El grupo Hospiten de Luis Cobiella, entiende a la perfección esta premisa, para ello emplean el uniforme indicado dependiendo del cargo y las actividades a realizar, mostrando de forma adecuada la cara profesional de la institución.

El cuerpo humano es un potencial contaminante, y es por esto que en el caso del personal médico, es indispensable el uso correcto y responsable de la vestimenta con tal de evitar cualquier situación indeseada. La ropa de trabajo además de prevenir estos riesgos, permite una fácil identificación de los miembros de cada grupo de trabajo en áreas especializadas y lugares grandes como hospitales o clinicas. Estos espacios tienen diferentes tipos de personal de trabajo, que van desde el personal médico hasta el personal de limpieza, cada uno con ropa diferente.

El personal médico debe llevar la vestimenta para circulación en el pabellón, la cual sólo se debe usar en esta área pues está prohibido salir de la unidad con dicha vestimenta. La razón de ello, es que esta ropa es la que cubre el cuerpo del médico durante la cirugía, protegiéndolo de microorganismos, así como protegiendo al paciente del campo quirúrgico y de la herida al momento de operar. Aquí dentro, la vestimenta está conformada por gorros, mascarillas, pantalón, camisas, delantal y botas que protegen los zapatos. El pantalón es para el personal femenino y masculino, este debe tener un diseño cómodo y ser ajustado a la altura del tobillo.

El gorro es indispensable, ya que no se puede esterilizar el cabello y es con el uso de gorro que se evita que algún cabello caiga en la herida o en otros elementos como en la gasa, compresa y otros. Con el uso del gorro no sólo evitamos que se desprenden los cabellos, sino que estamos protegiéndolo debido a que es una fuente electrostática que puede interferir con los equipos de electrocirugía durante una operación. El gorro debe estar ajustado correctamente para cubrir todo el cabello, incluyendo las orejas. La camisa o blusa puede ser de manga larga, debido a que existen organismos en las axilas que se dispersan en áreas quirúrgicas. Los modelos con manga corta por encima del codo son más utilizadas, incluso se pueden colocar dentro del pantalón.

El calzado utilizado por todo el personal que trabaja en un hospital o clínica debe ser ante todo, cómodo para reducir la fatiga de las largas jornadas, sobretodo cuando se permanece de pie durante muchas horas. Este calzado debe cubrir completamente los dedos y los talones de la presencia de microorganismos. No se permite el uso de tacones, ya que se debe estar preparado para cualquier emergencia, teniendo calzado cerrado para mayor seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *