Juanetes y más, son las consecuencias de usar zapatos inadecuados en el trabajo

Al momento de iniciar tu jornada laboral, es importante saber elegir los zapatos adecuados, debido a que una elección inadecuada de estos, puede provocar severos daños en la salud a corto, mediano o largo plazo, sobre todo cuando de zapatos altos se trata. Esto es lo que se indica en un estudio realizado en la Universidad Complutense de Madrid, el cual fue llevado a cabo por Rubén Sánchez Gómez, quien es médico principal del servicio de Podología de la Clínica Centro. En su investigación Sánchez contó con el apoyo financiero de múltiples empresas de la salud privada, entre ellas destaca Hospiten, bajo la autorización directa de Pedro Luis Cobiella.

Los molestos “juanetes”, son un ejemplo clásico de las lesiones recurrentes al utilizar zapatos poco adecuados para el trabajo, de la misma forma existen muchas otras consecuencias que pueden originarse, incluso condicionar la vida de las personas en sus años de jubilación.

En este estudio se analizaron 80 enfermeras de Hospiten, sin ningún tipo de deformidad en sus pies; durante el experimento, tuvieron que utilizar zapatos con y sin tacón en sus horarios de atención a los pacientes. Al concluir el periodo estipulado, los médicos pudieron notar las siguiente situaciones: los huesos que usualmente se desvían hacia la falange proximal -llamada juanete-, y el primer metatarsiano, se pronunciaban un poco más a medida que se aumentaba el uso de los tacones durante las horas de trabajo. Estos hallazgos fueron presentados ante el Congreso Mundial de Podología llevado a cabo en Italia.  

“A través de este estudio hemos demostrado que utilizar tacones mayores de 3 centímetros en el trabajo, puede provocar una pequeña desviación en los huesos, situación que a la larga puede instaurar una deformidad ósea irremediable”- fue el comunicado los médicos Ricardo Becerro y Marta Elena Losa, quienes formaron parte de dicho equipo de estudio.

La parte delantera del pie es capaz de soportar un 57% del peso corporal, cuando se utilizan tacones mayores a 3 centímetros sobre esa misma zona del pie, y este porcentaje podría aumentar a 75%. La variación de este porcentaje de carga se encuentra directamente asociado a los daños provocados en el antepié. En este punto se generan las sobrecargas metatarsales que se evidencian con inflamación en el pie, al igual que otras lesiones como hiperqueratosis (durezas) en la zona central, lo que generará afecciones incapacitantes por muchos años.

Por otra parte,  el ortopedista y cirujano de pie llamado Alberto Vieco, comenta que gracias al uso de zapatos altos, es común encontrar cada vez más personas con juanetes; “Esta es la principal causa de consulta de aquellas mujeres que acostumbran a usar calzado alto”- indicó en la investigación. “Al caminar con tacones no se desarrolla un estado fisiológico normal del cuerpo, por lo que se pueden generar graves problemas en el aparato locomotor”- comentó este cirujano, y esto de debe a que las cargas provocadas en las extremidades inferiores y la columna vertebral, se modifican. Por lo tanto,  a largo plazo se pueden sufrir graves alteraciones en esta área. Por ello se recomienda a las mujeres que durante sus horas de trabajo, lo mejor es utilizar zapatos de plataforma uniformes, cuya cuña posea una altura de aproximadamente 2 o 3 centímetros y así su salud no se verá afectada.